lunes, 29 de mayo de 2017

Apollonia Saintclair Ink is my blood



Delicia recién llegada al buzón. Echemos un breve vistazo.
Muchas gracias Apollonia.
Thank you so much Apollonia.



lunes, 24 de abril de 2017

Futuro imperfecto (Lara Moreno)






Lara Moreno



Dijiste ya te pegaré y yo supe o quise entender que me estarías pegando durante horas, hasta que mis nalgas estuvieran rojas y calientes y el líquido de entre mis piernas hiciera un ruido de charcos pisoteados. Dijiste ya investigaré y yo vi o quise adivinar que estarías horas así, husmeando en mi cuerpo, hasta que la nariz se te quedara atascada de tantos lunares desperdigados, hasta que mi piel fuera un erizo escalofriante entre tus dientes (tus dientes y el pezón, tus dientes y el ombligo cuenco valle y reposo, un clítoris púrpura chocando con tus dientes tan blancos). No sé qué más dijiste. Algo así como mastúrbate, pero que no te oiga. De todos modos nunca terminé de creerme los futuros imperfectos que te salían de la boca, a las cinco menos cuarto de la madrugada, mientras limpiabas mi vientre con papel higiénico, pero con la delicadeza de un orfebre. El lenguaje del sexo es tan engañoso. Esta mañana me he cruzado contigo por el parque. Tu capacidad para sonreír a pesar de todo, sin que nada pese, me hace enfurecer. Te has inventado un idioma nuevo para mí, para lo que ahora somos (por lo que nunca fuimos), y te has despedido diciendo cosas absurdas y ciertas, como por ejemplo nos vemos en la próxima parada o cuídate. No hay tranvías en Madrid, así que he entrado con disciplina en el primer bar que he encontrado, he mirado largamente al camarero, en señal de solicitud, y sentada en el váter de un minúsculo cubículo no demasiado sórdido, me he vengado de ti, los dedos introducidos, las rodillas notando el frío inmóvil de los azulejos, de tus palabras de las cinco menos cuarto, de tus embestidas de las once y media de la mañana, me he vengado de mí misma, y mirando fijamente la cadena de la cisterna, he tenido un orgasmo largo y doloroso, arriesgado, mientras mi vejiga se vaciaba de todos tus recuerdos, mojándome dulcemente las manos.


Texto: Lara Moreno


 

martes, 28 de marzo de 2017

La muñeca hinchable (Javier Tomeo)





Cuando le abandonó su muñeca hinchable, mi amigo pensó que su soledad ya no tenía remedio y se sintió el hombre más infeliz del mundo.
- Fue hermoso mientras duró - me confiesa esta mañana, con los ojos llorosos-. Ni una sola recriminación, ni una sola palabra más alta que la otra, lo nuestro fue, sobre todo, un dulce monólogo.
- Dime- le pregunto-, ¿quién fue, en ese monólogo, el único que hablaba?
- Ella- reconozco.
- Pues no me extraña que al final se fuese con otro- le digo-. El silencio acaba aburriendo a cualquiera.
Continuamos paseando por el parque Z. y al cabo de un rato nos sentamos en un banco recién pintado de verde limón. De un tiempo a esta parte no resulta fácil encontrar un banco en esas condiciones.
- Lo que más me fastidia- sigue confesándome- es que cuando me vaya al otro barrio, no dejaré en este mundo a una esposa que me llore. No habrá nadie que se tome la molestia de incinerarme para conservar mis cenizas en un jarrón de porcelana checoslovaco.
Y después de decirme esas tonterías no añade nada más. Le conozco bastante bien, puede que no vuelva a despegar los labios en todo el día. A partir de este instante tendré que adivinar sus pensamientos por su forma de resoplar por la nariz.


Javier Tomeo

lunes, 23 de enero de 2017

martes, 26 de julio de 2016

Tres delicias de Kogonada


Sounds of Aronofsky

Sound in film is often complimentary. Rarely does it suggest an aesthetic of its own. The punctuating, rhythmic soundscapes of Aronofsky are the exception. They stay with you long after the film.


Sounds of Aronofsky from kogonada on Vimeo.





Eyes of Hitchcock

When characters stare at the camera in the films of Alfred Hitchcock, the look is almost always associated with the threat of death (through the eyes of a victim, a murderer, a witness). This momentary suspension between death and life is partly what makes Hitchcock the indisputable master of suspense.
Music: Anything can happen, and usually does... On the Orient Express by Rob Cawley
Created for the Criterion Collection


Eyes of Hitchcock from Criterion Collection on Vimeo.



Wes Anderson // Centered

“I have a way of filming things and staging them and designing sets. There were times when I thought I should change my approach, but in fact, this is what I like to do. It's sort of like my handwriting as a movie director. And somewhere along the way, I think I've made the decision: I'm going to write in my own handwriting. That's just sort of my way.” – Wes Anderson
Music: The New Lobby Boy by Alexandre Desplat


Wes Anderson // Centered from kogonada on Vimeo.



Aquí mucho más de este estupendo trabajo:
http://kogonada.com/